Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +






ASHA "Emotional Intelligence" <<
Texto: Rockllejeros junio 04, 2014

    

El grupo Asha, o lo que es lo mismo, Kike G. Caamaño saca nuevo álbum: “Emotional Intelligence”. En esta ocasión une fuerzas con el cantante danés Jacob A. Poulse, que también aporta el diseño gráfico del trabajo. Inteligencia emocional llega tras el enorme éxito y premios de su anterior disco, “Pleasures of Equality” de los dos volúmenes dobles remasterizados, “First & Second Journey Trough Time & Space” editados recientemente para conmemorar el 25º aniversario de la banda. La producción ha tenido lugar en Berlín, Málaga y los estudios Newblue.


“Dogwalker” es la primera pista y comienza a toda potencia con ritmo progresivo y un tono desenfadado en la que se exhibe un coctel instrumental que hace fluctuar la canción de forma que cada tramo que nos ofrece es como si fuera un estilo diferente. Destaca la batería y la guitarra que arrancan sonidos de muchas tonalidades.


“The last letter” arroja un sonido más directo, cediendo más protagonismo a una guitarra y batería incansables en unos solos que no bajan de ritmo en ningún momento, sino que van in crescendo a medida que avanza la canción, dando un tono animado y de estilo más rockero a una crítica abierta a la obediencia ciega de los soldados y la última carta de despedida de los mismos, una proclama por la paz y denuncia de las miserias de la guerra.


“She did something new” tiene una inspiración más lírica y el progresivo de la misma se marca en ascenso, con una voz que expresa la letra de forma agresiva pero grácil a la vez, haciendo casi un himno de la misma.


“A man without land” un solo de guitarra nos recibe en esta ocasión, dando después un estribillo que entrelaza los solos de la guitarra que experimenta con los sonidos, marcando un ritmo que destaca la potencia vocal de la canción, la cual refleja una letra emocional, manifestando la lucha de algunos hombres buenos que lucharon por los derechos y quedaron sin tierra y desahuciados.


“If memory serves” un ritmo más pausado nos invita hacia una ruptura de este inicio para darnos la potencia que caracteriza este disco, con estribillos de guitarra y batería muy marcados, donde la aceleración, velocidad y “loopings” de cuerdas nos llevan a través de la canción sin darnos cuenta, todo ello con los toques de voz que cambian de registros en un perfecto acople con la carga instrumental. Todo un canto a la salvación que puede otorgar el amor, en forma de ángel salvador.


“Tale of the tales” es un pequeño aperitivo instrumental de tonos suaves donde la guitarra suena en acústico para enseguida llevarnos hacia “From the ashes of the angel’s death”, que experimenta con el sintetizador y los sonidos casi psicodélicos que en ocasiones nos transmiten una especie de locura transitoria o descenso a la misma, para luego salir de allí a base de estrofas que producen en el oyente una fluctuación de sensaciones que van de la saturación a la relajación sin intermediarios, todo un reflejo de la letra, la cual nos lleva por el lado oscuro de una persona pero también por su lado luminoso, como expresa la guitarra en acústico con sonidos que nos acercan más a ese lado alegre. Una lucha, sin duda, entre lo bueno y lo malo que hay en nosotros manifestada a lo largo de un viaje de 11 minutos por una especie de “La Divina Comedia” de Dante en formato musical.


“Brand new day” nos saca de la intensidad que nos dejaba la canción anterior y nos da dosis más animadas de rock, con una voz más melódica y en tono más positivo en cuanto a letra y melodía, siempre acompañada de la inventiva y nunca suficientemente amortizada guitarra de Kike G. Caamaño. Toda una reivindicación de la esperanza y la reinvención de uno mismo.


“Emotional intelligence” es la pista que da nombre al álbum, siendo ésta una dosis concentrada de potencia y autentico progresivo en solo 44 segundos, dejándonos con ganas de más. Para ello le sigue “We will be there”, comenzando a base de sintetizador y platos para luego entrar guitarra con punteos y rasgos que sirven de calentamiento para la entrada de la voz a un ritmo frenético y algo delirante, dejándonos entre medias de esta potencia claros de acústico a la guitarra, que proporcionan ese toque especial que hace de las canciones algo único, sabiendo colocar en el momento adecuado estos claros, haciendo vibrar en un recorrido con valles y crestas a la persona que escucha.


“Cry in silence” nos acerca al final de esta obra, dando un ejemplo claro de metal progresivo, con la carga instrumental a la que nos tiene acostumbrados el grupo, manifestando con la potencia e intensidad sonora la temática de la canción, la violencia de género.


Por último, nos encontramos como colofón final “Till I die”, de corte más melódica y con sabor a despedida, donde los ritmos continuos y rockeros más suaves se compaginan con coros y estribillos con algo de épica y mucha fuerza, lo que sirve para terminar el trabajo con un tono de alegría y más positivismo.


Para concluir, solo podemos felicitar a Asha por su espectacular trabajo y quedamos a la espera de ver con que nos vuelve a sorprender la próxima vez Kike G. Caamaño.


Canciones “Emotional Intelligence”:


01.- Dogwalker


02.- The last letter


03.- She did something new


04.- A man without land


05.- If memory serves


06.- Tale of the tales


07.- From the ashes of the angel’s death


08.- Brand new day


09.- Emotional intelligence


10.- We will be there


11.- Cry in silence


12.- Till I die




 


Nombre:
Email:
Comentario:


Design by