Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +






JUDITH MATEO - CELTA DES VIRGO <<
Texto: David Alcántara Grossocordone / Fotos: David Alcántara Grossocordone abril 04, 2017

     

Vengo aquí a contaros cómo se desarrolló el Concierto de Judith Mateo. Y creo que lo mejor en este loco Mundo en el que unos instantes después de haberse celebrado casi cualquier persona puede tener acceso al show del artista que desee en cualquier rincón del Planeta quizás resulte un poco extraño que yo, salvo una magnífica actuación de Judith en el Auditorio Nacional y ya en directo acompañando al Maestro José Carlos Molina al frente de sus Ñu pueda decir que esta es mi primera vez con Judith.


Y, como tal, he de decir también que acudí expectante, curioso, ilusionado y agradecido por poder vivir este acontecimiento en la pequeña sala –comparada con otras- del Hard Rock Café de Madrid.


Creo que después de ver la actuación Judith y su banda puedo y quiero afirmar que a mi parecer se han ganado a pulso el derecho a exhibir sin complejo alguno y con orgullo que hacen honor al título de su cuarto disco y el single también del mismo título "Rock is my life".


Cuando alguien en el mundo del Flamenco ha alcanzado un sitio de honor entre los intérpretes gracias a su talento y a algo casi mágico se dice que tiene "Duende". Y yo quiero dejar constancia de que para mi Judith también tiene Duende. Pero en su caso, uno de esos duendes de los que la Tradición oral Celta nos habla, unos simpáticos y traviesos pequeños seres vestidos de verde y que traían a los aldeanos por la calle de la amargura en su empeño por descubrir al pie de qué árbol habían escondido las ollas repletas de monedas de oro.


En una de estas ollas guarda Judith su talento, y se lo desvela y entrega a todo aquel que se acerque a uno de sus conciertos o compre uno de sus discos.


Reducido, todo de madera, pegados al escenario hasta quien estaba atrás del todo, y el conjuro de Judith y sus músicos obraron el pequeño milagro de trasladarnos desde el centro de Madrid hasta una taberna irlandesa, que de esto sabe muy bien Judith por su trayectoria personal y profesional. Pero también a esas pequeñas salas en las que germina, brota y crece el mejor Rock y Heavy Metal.


Esa puede ser quizás su mejor virtud: Navegar entre los mares de la tradición Celta y el Rock sin resultar "Apocalíptica". Es decir, sabe muy bien en sus conciertos, por lo menos en este que yo he visto, combinar temas ya clásicos de Free, Metallica, Guns’n’Roses, Deep Purple o AC/DC –en este caso dos, el "Higway To Hell" y el "Thunderstruck"- por poner sólo algunos ejemplos, con canciones de su propia cosecha o del folklore irlandés. En esta tarea de aunar Rock y Folk creo que ha tenido al mejor maestro en esta cuestión de nuestro país: El gran José Carlos Molina, que se unió a la fiesta que estaba montada para darle ese punto de energía y distinción al que nos tiene acostumbrados.


Yo salí encantado. Mi primera vez ha sido perfecta. E invito tanto a quienes la conocen ya como para aquellos que, como yo, nos enfrentamos a un estreno, a que se den el auténtico lujo de verles en directo. No te van a defraudar.


Texto y foto: David Alcántara Grossocordone





 


Nombre:
Email:
Comentario:


Design by