Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +






La llegada del punk al extrarradio <<
Texto: Lourdes Martínez / Fotos: Clara Serna - Lourdes Martínez diciembre 20, 2016

  

Las frías noches de invierno de Madrid, no suelen dar mucha tregua. Pero el frío es menos frío cuando estás en la Sala Jimmy Jazz de Vallekas. Y el frío también es menos frío, si van a actuar L.S.M y Las Sexpeares. Sábado 10 de diciembre. Apenas eran las 21.00 horas y la gente estaba empezando a llegar. Costó llenar la sala, pero lo consiguieron. Desde que empezara a sonar la primera canción de L.S.M a las 21.30 horas, fue un no parar.


Con ese toque punk tan de ellos, los chicos de L.S.M hicieron bailar desde el principio. Mucha interactuación con el público y alguna que otra versión, que nos hicieron volver atrás en el tiempo. "Qué Nancy Sinatra, ¿no?", llegó a reconocer en un momento el propio vocalista de la banda madrileña, Alberto "Lagrimas". Lo cierto es que comenzaron generando ya una auténtica "Revuelta". Y no faltó el revuelo durante la hora que duró su actuación. Hubo manifiesto contra la "Avaricia", que cómo avanzó el líder de la banda, "rompe el saquito". Lo mejor de todo esto, es que al final, siempre sobreviven los "Guerreros Urbanos".


El público lo pidió varias veces y entre risas, pero al final no hubo suerte. Así que, lo único que faltó fue algún villancico. O alguna canción de Los Chichos. Así, versionando el tema "Fivehundredmilles", L.S.M se marcharon del escenario. Y dejaron vía libre a Las Sexpeares, banda que llegó cargada de más música punk.


Desde Barakaldo, llegaron Belén, Kinki y Xabi, para comenzar su potente directo con "Catnip". Poco a poco, Las Sexpeares nos fueron introduciendo en su mundo musical. Total, "¿Para qué?". ¿Acaso no habíamos ido allí para eso? Cada uno de los asistentes pudo sacar su parte oculta, "Mi otro yo". Y nos hicieron jurar además, eso de "No vuelvo a beber", aunque en realidad sea mentira. Al final, después de todo esto, es inevitable ese proceso de "Demolición" con su correspondiente lamento de "Caeré". Al final, "Ellos" llevaron la voz cantante, haciendo que, desde abajo, nos dijéramos a nosotros mismos "Mejor me callo".


Hubo incluso tiempo para dedicarles un par de canciones a todas esas personas tóxicas. "No hay que ser tan hijo de puta, hay que respetar más a los demás", dijeron antes de que comenzarán a sonar "Engendro" y "Qué asco de gente (Q.A.D.G)". Pero esto no fue todo, porque la banda vasca también pudo explicar los verdaderos motivos de por qué "Me fui de casa". Y todo eso, para finalizar el concierto con una auténtica "Combustión".




 


Nombre:
Email:
Comentario:


Design by