Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +






IV Edición del Festival Rock Escusa <<
Texto: Rockllejeros / Fotos: Rockllejeros agosto 29, 2012

Jueves 9-8-2012, 40 grados a la sombra y me encuentro a las 12 del mediodía descargando un canapé y varias cosas más del furgón para una clienta en Villaescusa de Haro (Cuenca), el calor es sofocante, no corre una pizca de aire esto es realmente asfixiante. Terminada la jornada pienso que antes de volver al pueblo


un refrigerio no me sentaría nada mal y me encamino al "Bar la Saga" de esta pequeña población.


Una vez dentro me presentan a Aníbal, cuenta con 80 años a sus espaldas y lleva sus últimos 14 años tocando de forma autodidacta el órgano de tubos que se encuentra en la "Colegiata" de Villaescusa, todo un ejemplo de superación!!. Hablamos alegremente de música, registros, teclados, escalas, fuelles, corcheas, puntillos y… como no, del silencio!! Una buena amiga mía escribió en cierta ocasión: - El silencio también es música.


Tuve la oportunidad de ver y oír tocar decenas de veces a "El Padre Paulino", considerado en su tiempo uno de los dos mejores organistas de todo el mundo, se lo que es un órgano de tubos, se de lo que hablo y Aníbal sabe que lo sé, por eso disfrutamos mutuamente de nuestra conversación. No me deja pagar las cañas que me he bebido, cosa que le agradezco, me despido afablemente de él, pero antes de salir de "La Saga" mis ojos se posan sobre un cartel que cuelga tímidamente de la puerta:


Rock Escusa


- El artista del Hambre


- Sweet Q


Sábado 11 de agosto a las 23:45 horas en el patio de las escuelas.


El día señalado decido invitar a Inma (una "amiga" de Pedro Muñoz) al susodicho conciertillo, ella acepta –Bienn!!!-. La recojo en su pueblo y nos ponemos camino de "Villaescusa".


Villaescusa de Haro es un pequeño pueblo de la provincia de Cuenca de casi 700 habitantes, muy pequeño, pero muy grande a la vez, recomiendo a todas las personas que gusten y disfruten de la cultura, del arte y de la historia que si alguna vez pasan por este pueblo se tomen unos minutos y se adentren dentro de él, quedarán gratamente sorprendidos de todo el patrimonio que encontraran aquí.


Algo raro noto en el coche, las marchas entran muy duras, pero decidimos seguir adelante, es cuando llegamos a “Belmonte” donde tengo que hacer un "Stop" y… Embrague jodido!! –Cagüen tooo!!!- No consigo meter ninguna marcha, enciendo las luces de emergencia e intento tranquilizarme, no hay manera de meter ni la primera, me estoy viendo con el teléfono llamando a la grúa, lo intento una y otra vez, de mil maneras distintas,-En peores plazas he toreado- Es cuando Inma tiene la genial idea de apagar el motor, así conseguimos meter las marchas a la perfección, después solo queda arrancar con el embrague pisado.


Una persona sensata hubiera decidido que ya es hora de dar la vuelta, esto solo puede ir a peor y no creo que el concierto merezca tanto la pena, pero aun así decidimos seguir adelante.


Llegados a Villaescusa paramos en "La Saga" para cenar, un paquete de tabaco (siempre imprescindible) una ración de patatuelas y un par de pinchitos morunos. Sobre las 23:50 nos acercamos a el recinto, 4 o 5 personas enredan en el escenario, todo está a oscuras, la barra a medias de montar, diría que el concierto es para mañana, pero no!! Es para hoy, según el cartel ya debería haber empezado y el recinto transmite sensación desértica aderezada de triste desolación.


Nos sentamos en un alto arríate que rodea un árbol el cual nos "dice" (con su grueso tronco) que la centena de años ya sobrepasó su vida, no quisimos escucharlo, pero podría habernos contado mil y una historias que pasaron bajo su copa.


No tardan en acercarse a nosotros, nos preguntan que si somos de algún grupo, y al contestar que no sutilmente nos invitan a abandonar el recinto, pues todavía no han comenzado ni las pruebas de sonido y no quieren que nadie esté dentro, tranquila y educadamente nos marchamos, aprovecho para enseñar a Inma las ruinas del convento, la fuente romana (una maravilla) y contiguo a esta el lavadero romano. Mi afición a la historia y la cultura arquitectónica me hace conocer este maravilloso pueblo (pronto compruebo que Inma no comparte dicha afición).


De nuevo nos acercamos al recinto, esta vez nos quedamos fuera y nos sentamos en una gran piedra frente al escenario, mientras hablamos y fumamos empiezan a probar sonido "El Artista Del Hambre", suenan bien, guitarra acústica y eléctrica en su sitio, una buena base de batería y lo poco que pude escuchar el bajo reconocí en este a un buen bajista, una voz media-grave, también escuché alguna armónica. Hacen una mezcla de rock con folk realmente me pareció un grupo atractivo recordándome en varios momentos a "Celtas Cortos".


Pasado un tiempo la barra enciende sus luces, cargan las cámaras frigoríficas, algunos comienzan a entrar, y al ver que incluso ya hay algunos bebiendo en la barra decidimos volver a entrar. Para sorpresa nuestra una vez dentro nos vuelven a recordar que el concierto no ha empezado y el recinto sigue cerrado (nosotros vimos la puerta abierta) pero haciéndonos un favor que nadie pidió no nos volvieron a echar.


-Inma cada vez me gusta menos este concierto!! Un calimocho nos hará verlo de otra manera!!-


Apresuradamente preguntamos en el trozo de barra destinado para vender los "tickets" por calimocho, esta chica pregunta a otra, la otra pregunta a un tercero y el tercero pregunta a una cuarta persona, cuando la respuesta nos llega es un rotundo –No hay vino!!- aunque paradójicamente en los “Tickets” de consumición pone: -La fiesta del vino-


Nos decantamos por cerveza pero al ir a pedir está en la barra nos dicen que los botes están calientes. Es tanto pedir una cervecita o un calimocho??? En vista de que el concierto todavía no ha empezado y en la barra no hay calimocho ni cerveza se nos ocurre ir al bar de la piscina, una gran jarra de tinto de verano a rebosar de cubitos de hielo inunda mi paladar, acompañado de la niña más bella del lugar nos sentamos en la última mesa, desde esta se puede ver el escenario del concierto, unas buenas localidades!!!.


Fumamos, conversamos y bebemos, siempre sin perder de vista el lejano escenario que contemplamos desde nuestros asientos. Un poquito más abajo del escenario y desviando la vista hacia la izquierda tenemos la televisión de la terraza, están poniendo las Olimpiadas, más concretamente "Judo femenino", y al mismo tiempo que anuncian la derrota de la española alguien sube al escenario del "Rock Escusa" dando el pistoletazo de salida en forma de acorde melodioso de guitarra acústica.


Aproximadamente es la 01:35 de la madrugada, casi dos horas de retraso en el inicio respecto a la hora indicada. Creo que “Sweet Q” se han caído del cartel y el primer grupo en intentar animar al personal viene de Alcalá de Henares, a pesar de que se anuncian y presentan varias veces durante su actuación no consigo retener su nombre "Vandos", "Estandos" o un nombre parecido es el suyo (tiene lógica al ser un dúo) pero por más que después busqué en internet no conseguí averiguar su autentico nombre ni nada sobre ellos.


Este dúo de guitarras acústicas (uno de ellos también voz) comienzan con una versión de "The Doors" desde mi asiento en la terraza del bar de la piscina disfruto esta bonita canción.


Versión tras versión continúan su actuación, varias canciones después decidimos acercarnos al recinto,-¿estarán las cervezas ya frías?-


Hay bastante gente, la mayoría cerca de la barra, pedimos nuestra cerveza, nos dan una lata de "San Miguel" que no sé porque razón está un poquito mala, sabe amarga y rancia pero me la bebo sin rechistar (para eso la ha pagado Inma).


Los alcalaínos continúan haciendo versiones rock-blues de los 60-70 también nos deleitan con algún tema country, el vocalista fuerza demasiado en los agudos y de vez en cuando nos regala algún que otro "gallete", pero en los registros medios y graves lo hace bastante bien.


Hay una mujer anciana (quizás con 90 años) que se recorre todo el recinto sin parar de bailar, se marca unos "twist" y unos pasos de "rock and roll" que ya quisieran muchos de l@s jóvenes que se encuentran disfrutando de la actuación. Los más pequeños del lugar la llaman "La abuela Almeja" ("curreja" o algún nombre similar) incluso les oímos decir que hoy se encuentra muy sexi. Sin duda alguna es el recuerdo más entrañable que me llevo del "Rock Escusa".Las 2:50 de la madrugada, los alcalaínos continúan versionando viejas canciones cuya fecha de caducidad ya se borró hace décadas, no son un dúo que mueva mucho a "la peña". Muy recomendables para la hora del café, pero no para pasarlo bien y desvariar un poco, llevan más de una hora de actuación, sumado a las dos horas de retraso del inicio y multiplicado por las fiestas de Mota del Cuervo nos da un resultado de distintas llamadas telefónicas que nos invitan y requieren en esta población, así que sintiéndolo mucho decidimos abandonar el concierto para atender otros compromisos.


Personalmente me marcho de "Villaescusa" con mal sabor de boca, no solo por la cerveza rancia que me bebí, también por no haber podido escucha la actuación de "El Artista Del Hambre", pues prometían bastante durante la prueba de sonido.




 


Nombre:
Email:
Comentario:


Design by